El penúltimo Potter

Está muy bien rectificar en la vida. La primera vez que vi al engendro gafapasta del niño Potter pensé en una sucesión interminable de películas creadas exclusivamente para el enriquecimiento de su creadora J.K. Rowling; productores, directores… vorágine de mercaderías y millones de libros comprados compulsivamente edición tras edición. ¿Y las películas? ¿A qué se supone que iban contribuir? Madres y padres orgullosos: “mis niños por fin están leyendo”, vaya, estaban culturizando a la generación Nintendo con expresiones tales como [...]

Está muy bien rectificar en la vida. La primera vez que vi al engendro gafapasta del niño Potter pensé en una sucesión interminable de películas creadas exclusivamente para el enriquecimiento de su creadora J.K. Rowling; productores, directores… vorágine de mercaderías y millones de libros comprados compulsivamente edición tras edición. ¿Y las películas? ¿A qué se supone que iban contribuir? Madres y padres orgullosos: “mis niños por fin están leyendo”, vaya, estaban culturizando a la generación Nintendo con expresiones tales como aresto momentum, impresionante.

Voy a romper una lanza (o una varita) a favor de esta saga, para mi juicio, partiendo desde la tercera parte, Harry Potter y el prisionero de Azkaban. Sintiéndome el Risto del critiqueo, cinéfilo de barrio y palomitero, debo admitir que Los Potters me han ido gustando cada vez más. No soy de poner estrellitas como en las revistas especializadas para recomendar una película, siempre digo que para gusto colores y hay mucho color marrón caca en el cine de hoy en día, así que cada cual compre la entrada para la peli que le venga en gana pero creo que no se arrepentirá de ver Harry Potter y las reliquias de la muerte Parte 1.

La película tiene un comienzo embalado como presagiando el final de la monotonía visto anteriormente en sus predecesoras, mucha gente está expectante de algo cañero, aunque a los pocos minutos de metraje volvemos a las idas y venidas del gafapasta y compañía. La película transcurre en una correcta realización sin demasiadas sorpresas, se supone que en el momento del viaje, en el libro, transcurren meses, trasladar eso a la pantalla se traduce como –vamos a aburrir al espectador hasta conseguir su bostezo constante-, una química ilusoria entre los personajes principales, no nos creemos nada, y una falta de expresividad en las interpretaciones podrían dar al traste el interés por terminar la película pero pese a todo, no llega a aburrir mortalmente y entretiene aun más si nos centramos en las escenas sombrías y muertes provocadas por el amigo Voldemort. Lo más entretenido es ver que están haciendo los malos, esa boa maravillosa pariente lejana de Mortadelo y una Helena Bonham Carter excesiva obsesionada con su carrera de tatuadora, pasa de la práctica en piel de cerdo al brazo de la pobre Hermione dejando un recuerdo bastante hardcore. No perderse los modelitos de esta actriz, Emma Watson, que ya apunta que no es tan niña y parece un poco harta del rol sabionda del fondo de la clase, advierto que hay momento medio tetilla y demasiada infografía. En internet se puede ver a la actriz siendo algo traviesa en una sesión de fotos, sin desperdicio.

Concluyendo, Harry Potter y las reliquias de la muerte Parte 1 sigue en la línea de las anteriores respecto a ritmo, no creo que sea recomendable para niños menores de 10 años, es lúgubre, hay muertes y algo más de sangre que la de un simple corte en la ceja, lo cual me parece estupendo para contar la última historia del niño mago, se supone que están en guerra y que el mal no se anda con chiquitas. Solo queda esperar a su segunda parte y ver por fin por qué este maligno sin nariz está tan obsesionado con matar al muchacho, ¿será envidia por el tamaño de sus varitas? Lo sabremos todo el 15 de Julio de 2011, los que no nos hayamos leído los libros claro, y espero estar ahí para contaros más. Hala a foll… esto… al cine que chocan los planetas.

Etiquetas: , ,

One Comment

  1. Romadman comentó el 29 de noviembre de 2010 | Enlace

    Hola a todos, no soy muy seguidor de esta saga ya que ví sólo la primera pelicula (creo que era la época del Sr. de los anillos), y me pareció poco. Claro está que era una “historia para niños”. Entre comillas por que las criaturas que han visto a Harry desde el principio, que según leo arriba se vuelven más violentos (imagino que para ganar más público), no se si son ya mayores para darles una dosis de violencia gratuita (la que parece ser ya una costumbre en nuestra cultura). No sé, no la vería en el cine (si, eso que estais pensando es lo que haré si algún día me vuelvo loco y me pongo a ver la saga entera). Un saludo a todos y a ser felices.

ENVIAR UN COMENTARIO

Tu email nunca será publicado. Campos obligatorios marcados con *

*
*

CONTACTA

Emails a: stay@fanzinc.com

O deja tu mensaje aquí.

Stay magazine

SUSCRIBIRSE

Mantente actualizado via RSS.

NUBE DE TAGS