Yo creo en Marty McFly

Llevo toda mi vida temiendo una frase que nuestros padres insistían señalar como la verdad absoluta, una frase que jamás pensé decir porque me parecía de lo más absurdo; “en mi época sí que se hacían buenas películas”. Siempre supuse que el transcurrir del tiempo, los avances, los nuevos genios darían al cine un cierto matiz de modernidad, de clase, un cine novedoso repleto de grandes argumentos, increíbles personajes, etc. Pues no, me remito a repetir esa odiada frase, partiendo [...]

Llevo toda mi vida temiendo una frase que nuestros padres insistían señalar como la verdad absoluta, una frase que jamás pensé decir porque me parecía de lo más absurdo; “en mi época sí que se hacían buenas películas”. Siempre supuse que el transcurrir del tiempo, los avances, los nuevos genios darían al cine un cierto matiz de modernidad, de clase, un cine novedoso repleto de grandes argumentos, increíbles personajes, etc. Pues no, me remito a repetir esa odiada frase, partiendo de mí época, aunque cada día vuelvo más atrás y descubro películas que me sorprenden, en lo que no hacen las de ahora, originalidad y entretenimiento. Nunca creí llegar al punto de querer ver tantas veces Regreso al futuro, ¿cómo es posible que enganche tanto? O mejor, La máquina del tiempo de 1960, películas realmente sencillas, con efectos increíbles, pero que no olvidaban la esencia de un buen guión y unos personajes cuidados al milímetro, tengo miedo de haberme hecho mayor puesto que me aburre todo lo que veo, el cine se ha quedado seco y ya no ofrece gran cosa, tal vez no puedan o no quieran.

Para tranquilizar a mi mente necesitada de nuevas emociones audiovisuales recurro mucho a la retrospectiva de los videos VHS y a esas almas misericordiosas que han pasado tales clásicos a Blu-ray o DVD, sin salirme de las series de televisión actuales que son las que aun me hacen creyente, bueno, y confieso que una bajada que otra ya que estoy tan necesitado que no dudo en ir al mercado negro online a pillar, ya que de otro modo me sería imposible… como no rodara la cinta de nuevo e hiciera una peli “suecada”.

Haciendo zapping descubro con sorpresa, como decía al principio, que me quedo embobado viendo Tiburón, y ya no es por la maestría indudable de Spielberg, sino más bien por ese gustillo en lo de antes, está tan llena, te deja tan satisfecho que en mi época te planteabas como si fuera la norma, una secuela, una segunda parte por Dios (algo que luego salía un poco churro pero…) hoy en día sales del cine y te preguntas por qué has pagado por ver eso, te sientes estúpido como si te hubieran robado la cartera, visto al ladrón y te hubiera dado igual, “eh, míralo como corre… que jodío”.  De vez en cuando, no suele ser la regla habitual pero aparecen películas que se convertirán en los clásicos de este tiempo pero que siguen sin cuajar del todo, algunas no por falta de metraje o argumento como Origen, sino por esa carencia de un Marty McFly o un Dr. Peter Venkman que enganche al público.

No sé si en mi época se hacían mejores películas, tal vez porque estos visionados evoquen en mi persona momentos esplendorosos de la infancia y siguiente adolescencia, no tengo ni idea, lo que sí sé es que tengo que verlas una y otra vez, que cuando encuentro alguno de mis clásicos me quedo hasta el final aunque lo haya visto mil veces. Yo creía y creo en aquel cine, espero que en un tiempo no muy lejano volvamos a disfrutarlo, y tengo puesta mi fe en un cine español que está sorprendiendo y mucho, brindando a personas como yo, instantes de entretenimiento, ilusión y originalidad.

Etiquetas: , ,

3 Comments

  1. Josera comentó el 7 de noviembre de 2010 | Enlace

    Evidentemente ” la nostalgia ” del artículo esta justificada, ya que la gente se queja de algunos de los defectos del cine actual. Es un punto de vista interesante.

  2. Dama de Picas comentó el 7 de noviembre de 2010 | Enlace

    Despues de leer el articulo sobre cine , me doy cuenta que todavia existen personas que echan de menos aquel cine que te envolvia por sus dialogos , sus actores y sus historias. Tenemos hambre de buen cine no de golpes, gritos y efectos especiales en demasia.Quiero seguir leyendo articulos así.

  3. Gasparetto comentó el 18 de noviembre de 2010 | Enlace

    Sin duda es un sentimiento que compartimos muchos. Es inevitable esa nostalgia de aquel cine que en nuestra tierna infancia,(en la que no teníamos ninguna experiencia y lo devorábamos todo con pasión y fervor), nos hacía sentir todo tipo de sensaciones: aventuras, miedos, lágrimas…Por eso se agradece tanto cuando podemos ver una buena historia con unos personajes creíbles y con un mínimo de calidad. Seguro que nos queda todavía mucho cine bueno por ver y por vivir.¡No perdamos la esperanza!

ENVIAR UN COMENTARIO

Tu email nunca será publicado. Campos obligatorios marcados con *

*
*

CONTACTA

Emails a: stay@fanzinc.com

O deja tu mensaje aquí.

Stay magazine

SUSCRIBIRSE

Mantente actualizado via RSS.

NUBE DE TAGS